Comparte esta noticia:

El show debe continuar


El plantel de Boca Juniors partió rumbo a España para jugar la tan anhelada final de Copa Libertadores, disputada este domingo en el Santiago Bernabéu.


El día de ayer y junto con una multitudinaria despedida, el plantel de los ‘xeneizes’ partió rumbo a España para afrontar lo que será la final más polémica del año. Fue en el Parque Lezama, entre medio de banderas y fuegos de artificio, donde miles de hinchas tuvieron la chance de ver a los jugadores antes del gran certamen. Instancia, que, sin duda, marcará un antes y un después en los antecedentes futbolísticos de Boca y River.

La situación no ha estado exenta de polémicas, incluso antes de su suspensión y posterior traslado a España, el escenario dejaba entrever lo que significará este encuentro para el fútbol mundial. Declaraciones como: “el que pierda cargará con una cruz para toda su vida” de Marcelo ‘Matador‘ Salas o “será el amistoso más caro de la historia” de Juan Román Riquelme permiten imaginar la caldera que será el Santiago Bernabéu este domingo.

Pese a todo, la final está ahí. Poco valen las excusas pasionales que privaron a Sudamérica de vivir su esencia en torno al balompié. Quedó demostrada la minúscula capacidad que tuvo la Conmebol para administrar un evento de dicha magnitud. Quedó demostrado cómo los dirigentes arreglaban la situación a su manera, donde la palabra pacto adquirió una curiosa popularidad. Se demostró mucho, menos al verdadero ganador, el fútbol. No obstante, en algo se puede estar de acuerdo: “el show debe continuar” palabras de Marcelo Gallardo después de los incidentes en la final de vuelta.

Comentarios de la noticia

Comentarios