Comparte esta noticia:

Carlos Caszely: “El fútbol está manejado por gente de derecha, muy poco democrática, y no les gusta que el futbolista tenga su opinión”


El ex futbolista recordó viejos tiempos como jugador y su cercanía a la política.


Uno de los mayores ídolos de Colo Colo, Carlos Caszely se abrió con La Vanguardia y habló de distintos temas relacionados a su vida. La política y el fútbol, sin duda, los más representativos.

El ex delantero, comentó lo raro que fue la llegada al levante. “En esa época había un extranjero por equipo. Y todos los equipos europeos miraban a Brasil, Uruguay, Argentina y Paraguay. Con un extranjero por equipo era casi imposible llegar. Por eso me voy al Levante. Pensé hacer una buena campaña y pasar a un equipo más grande”, señaló. Y sin duda que desempeño un buen papel: 26 goles en la temporada solo jugando los partidos de local porque según él, el presidente y el técnico del equipo, no lo llevaban por miedo a que lo mataran o le pegaran muchas patadas.

Caszely, siempre ligado a la política, también se refirió a la oportunidad que significó su fichaje con el Levante, tiempo después de la llegada de Pinochet al poder. Destacó que no lo tomó como una huida, sino más bien como una oportunidad. ” Se sabía que con dictadura las cosas no iban a andar bien, he sido un hombre democrático desde que nací, nunca me han gustado las dictaduras. También estaba terminando la universidad, tenía que dar otro paso hacia delante y ver si mi carrera podía tener recorrido en Europa, que es el sueño de todo futbolista”, sentenció.

De igual manera, recordó el gesto de cruzarse de brazos ante Pinochet y no darle la mano. “Fue una forma improvisada por el dolor que estaban pasando miles y miles y miles de chilenos. E indudablemente también por lo que le había pasado a la mamá, que había sido secuestrada y torturada. Fue el grito de miles y miles de chilenos que estaban pasando por una situación muy difícil”, aseveró.

Asimismo, admitió que ese gesto le impidió a ir a clubes más grandes. ” no fue por lo mismo, por haber sido consecuente con lo que he dicho y he hecho en mi vida. Pero no me arrepiento de nada, porque sigo teniendo el cariño del pueblo chileno, y el cariño de donde he estado. La gente que me ha conocido, que ha conocido cómo soy. Mis compañeros dirán lo mismo. No cambia mi manera de ser por un euro más o un euro menos”, subrayó.

El delantero criticó a la dirigencia actual del fútbol y de cómo se separa el fútbol y la política. “Normalmente el fútbol está manejado por gente de derechas, muy poco democrática, y no les gusta que el futbolista tenga su opinión. Así como los artistas, los cantantes… Insisto, somos seres humanos, y el futbolista, desgraciadamente, se olvida de dónde viene. Se mete en una burbuja, una burbuja indudablemente maravillosa, que no le permite ver más allá de sus narices. Y eso no debe ser. Uno nunca debe olvidarse de dónde viene, cómo es, y no debe cambiar nunca su forma de ser”, reflexionó.

De igual manera, se refirió a la crisis tanto social como sanitaria que vive Chile y de la importancia de la vida de los seres humanos. “Lo que pasó el 18 de octubre es algo inédito, maravilloso. Que toda la gente se haya dado cuenta de la desigualdad que existe en el país. Iba como un avión para arriba cuando lo del coronavirus, y ahora ha pasado a un segundo o tercer plano. Ahora mismo la preocupación principal es la vida del ser humano. Después ya vendrá la conciencia. Ojalá los grandes empresarios se den cuenta de que, aunque tengan mucho dinero, si les agarra el coronavirus se los llevará igual. Ojalá tengamos más conciencia y el pueblo pueda ser más feliz”, enfatizó.

Pasando plenamente al área futbolística, recordó su cercanía al Barcelona y a Cruyff, diciéndole que lo necesitaba en su equipo. ” Me llamó el presidente del Barcelona para reunirse conmigo y mi mánager. Yo nunca usé de eso, siempre me manejé solo. Entonces hablé con Manuel Meler, presidente del Espanyol, y me preguntó que adónde iba a ir, me dijo que no quería que me fuera. Le digo que tenía una muy buena oferta pero que no le podía decir de quién. Y dentro de la ingenuidad que uno tiene, al final le dije que me quería el Barcelona. Y me dijo “¡No!”, que ninguna posibilidad. “Si yo te vendo al Barça ahora, después de tu gran campaña, me tengo que ir de Barcelona”, me dijo. Cruyff había dicho que me necesitaba en el Barcelona para hacer dupla, ya había salido en los diarios”, reveló, asegurando que de igual manera no está triste porque no se haya dado. ” Uno tiene etapas en la vida y si no llegaron, no llegaron, nada más”, señaló.

Comentarios de la noticia

Comentarios